Spanish Chinese (Simplified) Dutch English French German Italian Portuguese

Patrocinadores

Suscríbete

Te mantendremos informado de nuestras novedades. ¿Te lo vas a perder?

Síguenos

  • Facebook Page: 159561424149338
  • Twitter: PirofanWeb
  • YouTube: pirofanweb1
  • External Link: instagram.com/pirofan

Ayúdanos a mejorar



En Bilbao Aste Nagusia 2015 se celebra la 35ª edición del Certamen de Fuegos Artificiales promovido por Quico Mochales

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 
Compartir

Juan Francisco Mochales Iza, Quico Mochales, el avispado promotor del Certamen de Fuegos Artificiales, que desde 1981 se celebra en el marco de las fiestas de Bilbao Aste Nagusia, recibirá un más que merecido homenaje en la recepción oficial convocada a las 6:00 de la tarde del sábado 22 de agosto, en el Teatro Arriaga, a modo de acto inaugural de esta edición de 2015, en la que se celebra la 35ª edición del “Certamen de Fuegos Artificiales Bilbao Aste Nagusia”. 

Y con tal motivo la Guía Pirata de Bilbao Aste Nagusia 2015 (publicación alternativa consagrada, desde 1992, al fomento y difusión de las fiestas populares de esta Villa, con una tirada anual de 41.000 ejemplares de reparto gratuito, impresos a todo color), le ha dedicado un reportaje,  que aquí se adjunta.

Artículo escrito por Marino Montero

y publicado ende la Guía Pirata de Bilbao Aste Nagusia2015

Este año en el que la Comisión de Fiestas ha decidido celebrar conmemorar por todo lo alto el 25 aniversario de la primera vez en que, en 1990, el Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao tuvo categoría internacional, nos ha parecido obligado recordar que su primera edición se celebró en 1981 de la mano de Juan Francisco Mochales Iza, Quico Mochales, por aquel entonces director de relaciones públicas de El Corte Inglés, a quien también debemos agradecer que encendiera la mecha de la explosión festiva que supuso el advenimiento de Bilbao Aste Nagusia con la organización del ya mítico ‘concurso de ideas’ que, tras varios años de peleas con los alcaldes franquistas de la época, logró convocar, en 1978, con el significativo lema de “Hagamos populares las fiestas de Bilbao”.

En 1978 y 1979 las sesiones de Fuegos Artificiales fueron meramente testimoniales, sin pasar de las tres noches de víspera de los días festivos. Y en 1980 el conflicto suscitado por el alcalde Castañares por el control “político” de las fiestas, que dio al traste con la Bilbao Aste Nagusia de aquel año, hizo que también pasaran inadvertidos.

En la llamada 'comisión de fiestas popular', que armó todo el artificio festivo de Bilbao Aste Nagusia, estaba clara la importancia que los Fuegos Artificiales tenían como reclamo para el inicio de las actividades nocturnas, y por eso se programaba su disparo al filo de la media noche; pero en aquellos venturosos inicios en los que la fiesta duraba las 24 horas el programa estaba repleto de novedosas actividades lúdicas y participativas, y los Fuegos Artificiales costaban demasiado.(1)

Y fue entonces cuando Quico Mochales, este gentleman bilbaino licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto (a cuya tripulación ha apadrinado este año en la 35ª edición de la clásica Regata Ingenieros-Deusto), este carismático y heterodoxo director de relaciones públicas (de 1969 a 1992) de una empresa tan señera como El Corte Inglés, volvió a actuar de detonante, haciendo gala de su habilidad para convencer a tirios y troyanos de la conveniencia de organizar un Certamen Pirotécnico en el marco de la Semana Grande de las fiestas bilbainas, que se comprometió a encargarse de coordinar y de contribuir a patrocinar en nombre de su empresa (a la que él sigue llamando “la tienda”).  Encomiendas que desempeñó hasta 1991, con la exquisitez que le caracteriza, y que este año le serán finalmente reconocidas en el homenaje que se le tributará, en el foyer del Teatro Arriaga, durante la ceremonia inaugural de las fiestas de Bilbao Aste Nagusia 2015.

El acuerdo se firmó el 12 de mayo de 1981. Y con 1.950.000 de las antiguas pesetas ese mismo año Quico Mochales puso en pie el Primer Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao, en el que participaron seis empresas pirotécnicas: Antonio Arnal, de Moncada (Valencia), Astondoa, de Areatza - Villaro (Bizkaia), Vicente Caballer, de Godella (Valencia), Mario Igual, de Barcelona, Santiago Rocha, de Oza de los Ríos (Coruña) y Zaragozana, de Zaragoza, claro está, a las que se pagó 300.000 pesetas por colección, que debía durar un mínimo de 15 minutos, y que dispararon sus artificios a las 23:30h de la noche desde la explanada situada frente a la Estación de Santander en la calle Bailén. Proclamándose ganadora, con 100.000 pesetas de premio, la pirotecnia gallega de Santiago Rocha, y segunda clasificada, con 50.000 pesetas de premio, la pirotecnia Mario Igual.(2)

El éxito, como era de esperar, fue clamoroso.  Y el  Certamen Pirotécnico Villa de Bilbao, que Quico Mochales había sido capaz de poner en marcha en apenas tres meses, quedó asentado en la programación de Bilbao Aste Nagusia desde el primer año, pasando desde su segunda edición, en 1982, a contar con ocho sesiones.

La zona de disparo, en la pequeña explanada frente a la Estación de Santander, un lugar con solera en el que se habían venido disparando los Fuegos Artificiales en Bilbao desde hacía más de cien años, en seguida resultó insuficiente para la exhibición de los cada vez más potentes artilugios pirotécnicos, y hubo de trasladarse al Muelle de Ripa, frente a El Arenal, aprovechando la estrecha franja de terreno que quedaba disponible entre el mismísimo borde de la Ría y las vías del ferrocarril de Santurce que por allí discurrían, debiendo suspenderse la circulación de trenes, cada noche, durante el lanzamiento de las respectivas colecciones.  Pero los inconvenientes que suponían la falta de espacio para los pirotécnicos y el riesgo para el público, que se situaba a escasos metros, con la Ría por medio, seguían siendo prácticamente los mismos.

Si se querían conseguir 'mayores vuelos', y hacer un certamen de la altura y categoría que corresponden a ésta nuestra Villa, había que buscar un emplazamiento más adecuado; y a ello se puso Quico Mochales, con la constancia y dedicación que le caracterizan, dejando para la intrahistoria astenagusiera la noche de verano de 1988 en que recorrimos la Villa, a lomos de su rugiente Harley, para comprobar desde los más diversos puntos la visibilidad de los cohetes que desde las Campas de Mallona iba tirando, a intervalos de cinco minutos, el bueno de Pepillo, de Bitxiak, al que, dicho sea de paso, algún día habrá que nombrar ‘intendente mayor’ de las fiestas de Bilbao Aste Nagusia.

Y consecuentemente también hubo de ir cambiándose la ubicación del Jurado:  primero en la azotea del Teatro Arriaga; luego, cuando se lanzaban desde el Muelle de Ripa, en la balconada central de Ayuntamiento; y por último, desde 1988, en que empezaron a lanzarse desde las Campas de Mallona (y de nuevo gracias a los buenos oficios de Quico Mochales, que venció la reticencia inicial con su peculiar estilo british), en la Sociedad Bilbaína, donde ahora se suele reunir todas las noches un nutrido grupo de invitados.

En tan sólo ocho años Quico Mochales vertebró la estructura completa del Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao, el espectáculo más reputado y popular de cada nueva Bilbao Aste Nagusia; pero antes de dejar las labores de coordinación del mismo, que a partir de 1992 asumió el propio Ayuntamiento, y como brillante colofón, aún tuvo el acierto de organizar, en 1990, la primera edición con categoría internacional, en la que se estableció el vigentesistema de contar con la participación de cinco pirotecnias ‘de concurso’ y otras cuatro ‘de exhibición’, y se suprimió la dotación económica de los premios. (3)

Con el pretexto de conmemorar el primer decenio, con un presupuesto de 21.500.000 de las antiguas pesetas, un 1.102 % más que el de la primera edición de 1981, y con el consiguiente mosqueo de nuestros vecinos donostiarras (4), que ya llevaban unos años molestos por el creciente auge del 'novedoso' Certamen Pirotécnico Villa de Bilbao, Quico Mochales se trajo a las fiestas de Bilbao Aste Nagusia de 1990 a las pirotecnias Oscar Lunig (Stuggart - Alemania), Vicente Caballer (Valencia), Antonio Caballer (Valencia), Ruggieri (Francia) y Gabrielle Vallefuoco (Nápoles - Italia) para competir en el apartado de concurso, con 3.500.000 pesetas por colección. Y a las pirotecnias Astondoa (Bizkaia), Zaragozana (Zaragoza), Martínez de Lecea (Álava), que no disparó, y Catalana (Barcelona), para participar en el apartado de exhibición, con 1.000.000 de pesetas por colección.

La napolitana Gabrielle Vallefuoco fue la ganadora de la primera edición con categoría internacional del Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao, de la que ahora celebramos el 25 aniversario con una exposición didáctica en el Edificio del Ensanche, que animamos a todos a visitar, y una programación especial de 7 pirotecnias ‘de concurso’, que a todos nos gustaría que se convirtiera en norma a seguir en los próximos años. (5)

Y que el dios del fuego, Vulcano, o si lo prefieren, la patrona de los pirotécnicos, Santa Bárbara, reparta suerte entre los participantes en la 35ª edición del Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao, del que, gracias a la feliz iniciativa de Quico Mochales, volveremos a disfrutar en Bilbao Aste Nagusia 2015.

EPÍLOGO


Queda claro que el motivo de este artículo es hacer justicia a Quico Mochales, a quien siempre hemos considerado como el ‘Aladino’ de las fiestas de Bilbao Aste Nagusia, que a base de frotar y frotar, de insistir, durante cuatro largos años, ante las autoridades municipales franquistas para conseguir el plácet imprescindible para poder convocar el mítico ‘Concurso de Ideas para hacer populares las fiestas de Bilbao’, consiguió liberar al Genio, dándonos el punto de apoyo necesario para mover el mundo, que no es más que un Bilbao más grande, como nos explicara Unamuno, y cambiar para siempre jamás el devenir histórico de esta Villa.

En este mismo sentido queremos llamar la atención sobre el grave error que supone renunciar a las diez ediciones en que el Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao no tuvo categoría internacional. El Certamen se inició en 1981 y ésta de 2015 será su 35ª edición. La posterior consecución de la categoría internacional no es más que un venturoso añadido, como en su día lo podrá ser la consecución de la categoría interplanetaria. Y renunciar a sus gloriosos orígenes, que forman parte de nuestra historia,  refiriéndose tan sólo a los 25 años en que ha tenido categoría internacional, es de lelos.

Y ya puestos, por qué no retitularlo ’Certamen de Fuegos Artificiales Bilbao Aste Nagusia’ para así contribuir a  la  difusión de nuestras fiestas, en cuyo marco se celebra.

NOTAS


(1)Lamentablemente el planteamiento de fiesta de 24 horas con que fue concebida Bilbao Aste Nagusia se ha ido restringiendo desde el año 2000; y como muestra baste decir que la ‘diana’ que empezó tocándose a las 7:00h de la mañana ahora se toca a las 10:00h. El adelantamiento de la hora de disparo de los Fuegos Artificiales forma parte de esa misma nefanda política que deberíamos corregir si queremos que nuestras fiestas mantengan el atractivo y pujanza con que nacieron.

(2)La dotación económica de los premios para los dos primeros clasificados, que se suprimió en 1990 con ocasión de la celebración de la primera edición de categoría internacional, pasó de las 100.000 y 50.000 pesetas del primer año (1981) a las 300.000 y 150.000 del último (1989). Los premios de la tercera edición, año 1983, en el que como consecuencia de  las inundaciones debieron suspenderse varias de las sesiones programadas, se acumularon para la de 1984, en la que volvieron a participar las mismas pirotecnias.

(3)La crisis municipal provocada por el enfrentamiento entre el alcalde Gorordo y la dirección de su partido impidió que el Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao de 1991 tuviera la categoría internacional, que afortunadamente se recuperó al año siguiente.

(4)El título oficial dado al Certamen de 1990, ‘Primer Gran Premio Internacional de Euskadi’, que tampoco nos parece muy indicado, ya que para nosotros lo primero es y siempre será Bilbao, provocó la protesta formal del Ayuntamiento Donostiarra, celoso del Certamen de Fuegos Artificiales que ellos venían organizando desde los años sesenta.

(5)Conviene apuntar, para los de letras, que el hecho de que el Certamen de 1991 no tuviera categoría internacional hace que el 25 aniversario del primer año en que tuvo esta categoría coincida con el número de ediciones internacionales del Certamen de Fuegos Artificiales Villa de Bilbao.

INFORMACIÓN: Guía Pirata de Bilbao Aste Nagusia 2015

Puede descargarse de su página web: www.bilbaoastenagusia.com

Más Información del Concurso

Consultar agenda de disparos de Bilbao

www.bilbao.pirofan.com

 

Fuegos Artificiales Bilbao 2015 Aste Nagusia

Artículos Relacionados

PiroFan.com

¿Eres fan de la pirotecnia y de los grandes espectáculos? ¿Te gustan las mascletàs y los fuegos artificiales? Entonces has encontrado tu web. Para los amantes del gran arte del fuego. Gracias a nosotros podrás estar al día, revivir y ver de cerca grandes espectáculos y aprender nuevas cosas.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Ver política